costuras (costuras) wrote,
costuras
costuras

"- Bueno, pues ahí estaba yo... con dieciseis añitos, sinque me hubiera besado nadie y muriéndome por hacerlo, pero todos los solteros disponibles o eran unos babosos impresentables o unos gilis... El caso es que había un tío del último curso llamado Allen Weinstein. Era un tío hippie muy callado que umaba un montón de hierba y le gustaba el reggae (algo de lo más plasta) pero, a Dios gracias, ¡no los Grateful Dead! Era súper rico y bastante raro, y nos liamos en una fiesta... El tío me gustaba porque siempre parecía demasiado ocupadohablando de su filosofía contracultural (que,,, por cierto era de lo más chorra) como para perder el tiempo con chicas... Tú ya me entiendes. Después de la fiesta nos fuimos a su casa. Empezamos a ir todos los días hasta las cinco, hora en que volvía su madre a casa. Una comecocos sonada que lo tenía de lo más confundido... Yo creo que por eso se había metido toda esa mierda hippie... porque odiaba a sus padres ricos... A las dos semanas lo habíamos hecho todo menos follar... siempre nos parábamos ahí... Yo esperaba que él me presionara, pero no lo hico nunca. ¡Pensaba darle la patada en cuanto lo hiciera! El caso es que me dije que ya era el momento... tenía dieciseis años y todo eso. Parecía la edad adecuada... Becky y yo lo planeábamos todo... ¡Ella parecía más interesada que yo! El gran día fue un jueves... le obligué a saltarse las clases después del almuerzo. Nos fuimos a su cuarto y pasamos allí todo el rato... casi me eché atrás, pero no paraba de pensar en que entonces Becky no volvería a fiarse de mi. Pensé en mentirle, pero entonces no podría contárselo cuando lo hiciera de verdad... Estaba puesta la tele y él sabía que yo tomaba la píldora... Nunca dije nada. Ya sabes, algo tipo "¡Fóllame!" o algo así. Fue como algo natural. Se puso de lo más serio como si se esforzara mucho en complacerme pero yo sólo quería que acabase. No me hizo daño y no sangré ni nada... Recuerdo que en la tele ponían El Príncipe de Bel-Air mientras lo hacíamos, y casi me reí un par de veces... Era consciente de todo lo que había o pasaba en la habitación, y me resultó raro... Cuando acabamos vimos Star trek IV en el canal de cable sin hablar para nada... le dije que le llamaría cuando llegara a casa, pero lógicamente no lo hice... Cuando salí a la calle, empecé a sentirme muy rara... todo el mundo me miraba... no dejaba de pensar en cómo reaccionaría Beckyal oir mi historia. Sobre todo con lo del Príncipe de Bel-Air. Después de eso evité a Allen todo lo que pude y no volví a hablarle, y un día encontré en mi cabina una carta de diez páginas diciéndome cuánto me quería y todo eso... ¡No podía creérmelo! ¡Resulta que también había sido su primera vez, aunque siempre había hecho creer que era súper experimentado! Ahora le veo muy a menudo. Creo que está bien... No estoy muy avergonzada,¡... pero a veces me gustaría haber elegido a un tío mejor...
- ¡Como todas las chicas!"

Clowes, Daniel. Mundo fantasmal

  • Post a new comment

    Error

    Anonymous comments are disabled in this journal

    default userpic
  • 4 comments